Renace el Moto Razr, el plegable de Motorola

Razr

Después de meses de rumores, Motorola anunció oficialmente el «renacer» de una de sus marcas icónicas, el Moto Razr, un clásico del año 2004 que fue uno de los más populares en su momento.

Sin embargo, este nuevo Razr llega a competir en un campo experimental de moda: las pantallas plegables. Así, el Razr 2019 se enfrenta al Samsung Galaxy Fold, el Huawei Mate X y el Mi Mix Alpha de Xiaomi.

En primer lugar, lo que llama la atención de este móvil es la diferencia de diseño, reviviendo incluso el típico formato de «concha de almeja» y alejándose del híbrido tablet/teléfono ofrecido por sus rivales.

El Moto Razr 2019 es un teléfono con una pantalla AMOLED de 6.2 con resolución de 2142 x 876 pixels pulgadas que se dobla casi a la mitad y deja a la vista una pequeña pantalla LCD externa de 2,69 pulgadas para notificaciones y accesos rápidos.

Moto Razr: elegancia de gama media

Su diseño es bastante limpio y cuidado, con unas líneas elegantes y una bisagra bastante inteligente que evita que la pantalla «se arrugue» como puede verse en las otras marcas. También es muy delgado, con apenas 6,9 milímetros cuando está abierto y 14 milímetros estando cerrado.

En características, por otro lado, no deja de ser un gama media elegante, con especificaciones que se codean con teléfonos modestos de marcas como Redmi o Realme.

Y es que este Fénix renacido viene con un procesador Qualcomm Snapdragon 712, 6GB de RAM y 128 de almacenamiento. Una cámara principal de 16MP con apertura f/1.7, Dual Píxel, Dual Flash y enfoque automático con láser y una frontal (interna) de 5MP sin más adornos.

Además, cuenta con resistencia al agua, conector USB-C para carga y audífonos, Bluetooth 5.0, NFC, GPS y lector de huellas. Todo esto potenciado por una batería de 2.500mAh.

Ese último es uno de los puntos más polémicos en los blogs entendidos. Con esas especificaciones y un precio de 1.500 dólares, se podría decir que el Razr es un smartphone pensado para ejecutivos de gustos refinados que no tendrían problemas en pagar tanto dinero por unas especificaciones cortas y un diseño de lujo que no molesta en el bolsillo.

Pero con una batería tan pequeña, cabe la duda de que tenga la autonomía necesaria para un largo viaje de negocios o un largo día de trabajo y conferencias, por lo que pareciera demasiado recortado para cualquier uso.

Aun así, siendo un teléfono experimental, quedaría esperar cómo se comporta una vez llegue a los usuarios y cómo podría mejorar Motorola las próximas generaciones.

De momento, el Razr 2019 no es más que un teléfono de lujo con una tecnología experimental y costosa que espera abrirse camino en el futuro de los smartphones plegable.

Deja un comentario