Comer en Venezuela: Su salario por un cartón de huevos

carton de huevos

“A 90 mil bolos llegó el cartón de huevos” dijo un señor con cara de confusión mientras bajaba la bolsa que se llevó para las compras, que sólo traía medio cartón de huevos, un kilo de harina y nada más.

Apenas 6 días atrás, una niña había pasado por la bodega a comprar dos huevos a mil quinientos bolívares cada uno. Volviendo al momento en que este guariqueño me daba sin aliento la noticia, los mismos dos huevos sumaban ya 7 mil bolívares.

“Déme una teta de sal y cóbrese de aquí”, dijo el hombre con voz vacilante mientras metía una mano en su bolsillo y sacaba la tarjeta de débito, con la mirada perdida más allá del estante de las chucherías, parecía estar sacando cuentas mentalmente sobre si le iba a alcanzar lo que quedaba de dinero para pagar.

“Mi salario por un cartón de huevos”, dijo el hombre, respirando profundamente y agarrando la teta de sal.

En ese mismo momento, la niña que hacía dos días había comprado dos huevos a 3 mil bolívares, llegó con tres billetes de 500 nuevecitos en sus manos preguntando cuánto costaba la teta de azúcar “más pequeña”.

Cuando la encargada le dijo que costaba tres mil, la muchacha bajó la mano con los billetes, disimulando. La señora se le quedó mirando y entendió, diciendo en seguida “vamos a ver qué podemos hacer por ti, hija”.

“Mi salario por un cartón de huevos”, dijo el hombre, respirando profundamente y agarrando la teta de sal. Clic para tuitear

“Esa gente siempre viene porque aquí tratamos de ajustarnos a su bolsillo, si tiene mil quinientos bolos nada más pues desarmo la teta de 3 mil y le vendo la mitad. Ya alguien vendrá a llevarse la otra”, explicó la dueña de la bodega mientras le quitaba el nudito a la teta.

Unos cinco minutos más tarde la muchacha iba con el equivalente a dos cucharadas de azúcar corriendo para su casa, con una sonrisa de logro en la cara. Pero más tarde se le vio bajar la calle una vez más, para pedirle a una vecina un poquito de arroz.

Y volví al cartón de huevos

La tasa referencial fijada por el Banco Central de Venezuela para el lunes 23 de septiembre, ponía el dólar oficial en 20.000 bolívares.

El salario mínimo venezolano es de 40 mil bolívares al mes, el equivalente a 2 dólares. El medio cartón de huevos, por su parte, alcanzó los 45 mil bolívares, 25 mil más que el dólar oficial.

Entonces, para concluir, harían falta 2 dólares y 50 centavos para comprar un cartón de huevos. Además hay que sumar a la ecuación el queso blanco, que llegó a 60 mil bolívares y la harina de maíz que ya pisó los 26 mil.

Eso quiere decir que para que una familia de tres se coma una arepa con queso rallado y huevo frito por una semana, necesita al menos 3 dólares con 50 centavos, casi dos dólares más del salario mínimo mensual.

Salario no de pobreza, sino de miseria

Mientras tanto, el Banco Mundial indica que una persona que vive con un ingreso mínimo diario inferior a los dos dólares se considera en pobreza extrema, pero el venezolano, desde el lunes 23 de septiembre, subsiste con dos dólares mensuales.

Cuando le comenté a otro vecino lo que dice el Banco Mundial, se río con ironía y exclamó: “no tenemos un salario de pobreza extrema, sino de miseria”, se metió las manos en los bolsillos y se fue caminando despacio, mirando al suelo, en silencio.

1 pensamiento sobre “Comer en Venezuela: Su salario por un cartón de huevos

  1. Pingback: Empresa pagará a sus empleados con queso (Sátira) | Zancudonline

Deja un comentario