La aventura de Rosalía y el Dragón

      2 comentarios en La aventura de Rosalía y el Dragón
Un caballero contra un dragón

Rosalía y el Dragón es un relato de humor que nación una tarde debido a la necesidad de escribir un guión para cierta evaluación de la universidad, en la que haríamos una pequeña dramatización.

Tiendo a ser bastante creativo una vez que empiezo a escribir, mi problema es cuánto cuesta empezar. Esa tarde, cuando ya casi me quedaba sin tiempo y mi grupo de trabajo empezaba a considerar despedirme como guionista y torturarme viendo videos de reggaetton en YouTube, surgió esta idea gracias al rugido de un dragón de Skyrim: The Elder Scrolls, que @Lexaleth jugaba al fondo.

Está protegida bajo Licencia Creative Commons. Pueden hacer derivados e incluso ejecutarla siempre y cuando hagan una pequeña mención y compartan sus fabulosos derivados creativos. Eso sí, ¡sin venderla! Apoyo la cultura libre y para todos.

Narrador:
Entra, pronta Rosalía
Formando una algarabía
Por un mal que la alborota
Y no la deja dormir
Don Osorio, al esto oír
Sale, raudo y disparado
Un poquito atolondrado
Pues ya estaba por dormir
 
Rosalía:
Don Osorio Olavarría
¿Tendrá usté la valentía,
De ayudar a esta señora,
Que con toda su alma implora,
De su mano un favorcito,
Que me alivie el Dolorcito?
 
Narrador:
Con discreción, Rosalía se acerca al oído de Don Osorio y le detalla el “favorcito”.
 
Don Osorio:
Por supuesto Señorita
Con esta gracia Infinita
Le ayudaré si pudiera
De sus arcas reservar
Tan sólo un par de monedas
Para comida pagar.
 
‘Ña Clotilda:
¡Ay! Que abuso, ¡que descaro!
Este vil y terco guaro…
Que tiene las bo… luntades.
De cobrar por un favor
Se habrá perdido el honor
Abundan las falsedades.
Ya no queda quien ampare
A una dama en su dolor.
 
Don Osorio:
Pero es que, no sería nada
Si no fuere complicada
La tarea que me ocupa
En mi deber de varón.
Esta dama colorada,
Hermosa y engalanada
Me pide, como si nada…
¡Ir a enfrentarme a un dragón!
¿Tiene usted cerebro de ave?
Diga en qué cabeza cabe
arriesgar así la vida
En tarea tan tortuosa
sin una buena comida
Y con la vista borrosa.
 
‘Ña Clotilda
¡Ay no, pues! Ya me cansé
Hablar en versos agota…
Hablemos más bien en prosa
Y acabemos de una vez…
 
Rosalía: Bueno, ya. Que hablar en verso es más bonito, pero nadie cree en las maravillas del verso antiguo. Voyme pues, a conseguir quien me haga el favorcito.
 
Don Osorio: ¿Quién ha dicho que yo no se lo haré? Lo único que quiero es saber si comeré. Vayamos pues a ese monte… A buscar ese dragón que no deja a mi hermosa señorita ser…
 
Narrador: Todos salen… Se escucha un rugido de dragón (pausa, ruge el dragón al fondo…) un grito de damisela  en apuros (pausa, grita la damisela) y el grito de héroe diciendo… (Grita el héroe:  “¡Muere ya, bribón!”
 
Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

2 pensamiento sobre “La aventura de Rosalía y el Dragón

  1. Mildred Abreu Cumarín

    ¡Jajajajaja, buenísimo! Ojalá Don Osorio consiga un patrocinador que le ayude a asegurar el pan diario, porque después de haber matado al dragón de seguro que le aparecerán más damiselas necesitadas de sus favores, Además de la cantidad de dragones que tenemos por matar actualmente, ya que éstos sustituyeron a los «elefantes blancos»…

    Contestar
    1. Alexis López Abreu Autor del artículo

      Gracias por el genial comentario, así es, al menos el elefante era algo más «inofensivo», pero cuando la cosa escupe fuego, vuela y tiene garras, los Don Osorios la tienen más difícil. Un abrazote.

      Contestar

Deja un comentario