¡Qué sabroso cuando llueve!

¡Qué sabroso cuando llueve!
Toda mi alma se conmueve
y el cielo con su frescura
alivia las amarguras

Armando su perorata
bajaron las paraulatas
a saludar un ratito
y a comerse los bichitos

Arriba sus compañeros
están gozando un puyero
alegrando con su canto
a un pueblo que aguanta tanto

Por ahí anda un muchachito
llenando unos perolitos
juega con los hermanitos
corre, brinca y pega gritos.

Allá se ve a Don Andrés,
tomándose su café
recordando en su taller
la Venezuela de Antier.

¡Qué sabroso cuando llueve!
Toda mi alma se conmueve
se llena de inspiración
pa’ escribir una canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *