Chef venezolano gana desafío de conocido canal de cable

Un joven chef venezolano ganó el premio mayor en un programa culinario de una prestigiosa cadena de televisión por cable al completar con éxito y creatividad el desafío organizado por los productores. El joven compartió con Zancudonline detalles de su experiencia.

“Al principio la competencia era bastante difícil, me las apañé para quedar en la ronda final, el diario vivir venezolano ya hace que muchos de esos desafíos sean pan comido, pero con el último realmente subieron el nivel”, comentó.

En el programa, los concursantes tienen un determinado límite de tiempo para comprar los ingredientes que necesitan para preparar determinado platillo, pero siempre habrá una limitación que complicará la carrera. En esta ocasión, nos cuenta el creativo muchacho, se trataba de algo muy, muy fácil.

“Nos pidieron una tontería, o al menos así lo vi yo. Teníamos que hacer un bizcocho tradicional, de esos que cualquier repostero sabe hacer. ‘Ya gané‘ me dije, hasta que el presentador pidió que pausaran el reloj y dijo muy emocionado que, debido a que habían fiscalizado el supermercado y le habían bajado los precios a algunos productos, estos habían desaparecido. Me puse a sudar. Apenas arrancó otra vez el reloj, me di cuenta de que no había ni huevos, ni margarina… ‘‘Estoy frito, aquí quedé’, fue lo que pensé”.

Continuó relatando que, a pesar de lo desafiante, no se detuvo a lamentarse y recordó lo que había aprendido durante sus últimos dos años de vida en su natal Venezuela, vio que había una buena cantidad de azúcar en los anaqueles que todavía podía adquirir con cierta holgura, así que compro tres kilos más de los necesarios. “A mi contrincante ni siquiera se le habría ocurrido”, agregó emocionado.

De inmediato, corrió fuera del supermercado y encontró a menos de dos metros de la entrada a un par de muchachos con bolsitos tricolor. “Les dije ‘tengo azúcar, chamo, no me dejes morir vale’, el pana se puso medio duro al principio, pero lo convencí y al final terminé con medio cartón de huevos, la margarina y azúcar suficiente para terminar el desafío. Fue medio difícil entrar otra vez con los huevos al supermercado, pero le prometí al portero invitarlo a unas arepas con huevo y queso llanero y enseguida me dejó pasar”.

Cuando empezó a preparar la mezcla, cuenta con lágrimas en los ojos, el público aplaudía y gritaba de pie, sin salir de su asombro. Su contendiente no pudo siquiera intentar recuperarse y alzó los brazos agitando el paño de cocina, reconociéndose vencido antes de tiempo.

Hoy, Víctor habla orgulloso de sus planes de montar una cadena de food trucks en algún país de América Latina y agregó, “yo espero que la gente y el gobierno de mi país abran los ojos y se sacudan la corrupción y el facilismo. Cuando las cosas se arreglen, seguro también montaré mi carrito allá”.

Todavía emocionado al recordar su hazaña, recogió sus macundales, nos dejó medio cartón de huevos autografiado y se despidió.


También te podría gustar...

Deja un comentario