Escenas de nuevo reboot de Silent Hill se filmarán en San Juan de los Morros

Luego de las críticas negativas recibidas por la adaptación cinematográfica de la franquicia de videojuegos Silent Hill, algunos ex miembros del extinto Team Silent están dispuestos a redimirse con un reboot que, según ellos, estará más cercano a los juegos que todos aman.

“La franquicia Silent Hill debe volver a ese ambiente de terror japonés con toques occidentales que definió a sus primeros juegos, y que se fue perdiendo con el tiempo. Las películas están buenas, pero les faltó algo más de profundidad. Y ahí queremos llegar con este reboot que ya hemos conversado con Sony”. Esas fueron las palabras de uno de los antiguos miembros del equipo, quien nos contó un poco más sobre la producción.

Entre otros detalles, como que la escritura del guión y la composición musical estarán a cargo del equipo original, este antiguo miembro del Team, que no quiso hacer público su nombre, detalló que entre las localizaciones para la filmación, se cuenta la ciudad de San Juan de los Morros, en el estado Guárico de la República Bolivariana de Venezuela.

¿Por qué tomaron esa decisión?

“Sabemos que el país sudamericano está atravesando por un muy mal momento y por supuesto que nos preocupa, sin embargo, algunas de sus ciudades reúnen un conjunto interesante y particular de características que podemos explotar en la filmación para conseguir una ambientación genuinamente misteriosa.”

¿Puedes profundizar un poco?

“Por ejemplo, nuestra idea sobre esta nueva Silent Hill incluye un vistazo a cómo solía ser el pueblo antes de la llegada y la influencia del culto. San Juan de los Morros ofrece una visión de pueblo pequeño y caótico que creemos encajaría bien dentro del film, una mezcla de tranquilidad y caos metropolitano. La notable escasez de transporte público incrementa esa sensación de que estamos seguros podemos incorporar en el argumento.”

“Por otro lado necesitamos el ambiente de terror, de misterio. Y en ese aspecto San Juan de los Morros también cumple muy bien. Cuando involucramos a Centralia el humo proveniente de las minas ardiendo brindaba una niebla natural y constante excelente para las tomas tenebrosas. En el caso de San Juan de los Morros el vertedero municipal parece habersele ido de las manos a las autoridades locales y es incendiado por personas malintencionadas todos los días, eso es terrible, pero también nos ofrece esa bruma gris y tenebrosa durante la noche, la madrugada e incluso parte de la mañana. Así ahorraremos mucho en postproducción.”

A eso se suma sus calles y monumentos abandonados y la falta de alumbrado público, el pueblo fantasma por excelencia. Un amigo venezolano tiene a dos amigos que son Guardias Nacionales y los tres nos acompañaron a visitar el mirador Teobaldo Mieres un sábado en la noche y hasta a nosotros nos dio miedo la vista. Un antiguo restaurante abandonado, con el techo derrumbado y sin ningún tipo de alumbrado. Lo mismo pasó cuando vimos el monumento a La Bandera. Ambos escenarios los incluimos en nuestro guión porque definitivamente llenarán de misterio nuestra película.”

¿Y la seguridad no les preocupa?

“Te confieso que sí, como te conté anteriormente, da miedo visitar lugares como El Mirador un sábado a las 10:00 de la noche, es genial para la película, pero personalmente me pone los pelos de punta, pero estos dos amigos uniformados se ofrecieron a cuidarnos por algunos dólares a la semana. No tengo idea de cómo usarán los dólares en una economía con un estricto control cambiario, pero al menos solucionamos el problema de la seguridad.”

“Además eso nos brinda el elemento terrorífico definitivo, no hay autobuses, no hay luz en las calles y no ves a la policía patrullando casi nunca, por lo que los ciudadanos se van a casa temprano, ya a las 6:00 de la tarde la mayor parte del pueblo está oscura y solitaria, lo que nos dará carta blanca para dar rienda suelta a la creatividad y llevarle a nuestros fans la mejor película de terror de todos los tiempos.”

Antes de terminar la entrevista, el joven asiático le deseó lo mejor a nuestro equipo, para luego empacar sus cosas en dos mototaxis que la redacción de este blog tuvo que pagar usando PagoMóvil, pues todas las líneas de taxi de la localidad avisaron que no estaban trabajando porque “no tenían carros”. Con una sonrisa y una mirada de aventura en su rostro, escondió su celular y arrancó para después de esquivar un hueco, perderse en el horizonte con su caravana de mototaxistas siguiéndole.

También te podría gustar...

Deja un comentario